Vitacura para Orrego y Maipú para Oliva: dónde tuvieron más votos los ganadores de las primarias opositoras

Las primarias para alcalde y gobernador a nivel nacional estuvieron marcadas por la baja participación: solo un 3% de las 14,5 millones de personas habilitadas para sufragar asistieron a las urnas.

Sin embargo, la jornada tuvo victorias relevantes. En la Región Metropolitana, el gran ganador fue el candidato por la Democracia Cristiana, Claudio Orrego, que obtuvo un total 44.879 votos y superó por una marcada diferencia a sus rivales de Unidad Constituyente, Helia Molina (PPD) y Álvaro Erazo (PS). Los casi 45 mil votos del exintendente superaron ampliamente a los 34 mil que obtuvo todo el pacto del Frente Amplio en la región.

¿Dónde estuvieron las zonas fuertes de Orrego? Al hacer un desglose por comunas, se observa que marcó la diferencia en los distritos del sector oriente: sus tres principales bolsos de votación fueron Vitacura, Lo Barnechea -ambas comunas donde también hubo primarias para candidatos a alcalde- y Peñalolén.

En las elecciones del Frente Amplio, en tanto, sorprendió el triunfo de la candidata de Comunes, Karina Oliva, quien obtuvo 13.373 votos a nivel regional, logrando un 39,29% con el que se impuso sobre el candidato de Revolución Democrática, Sebastián Depolo (32,10%), y la candidata del Partido Liberal, María José Cumplido (28,61%). En las comunas donde más sufragios obtuvo la candidata ganadora fueron Maipú, Ñuñoa y Santiago.

¿Votó la derecha por Orrego?

El exintendente DC logró un total de 44.879 votos en la Región Metropolitana, el 53,29% de los sufragios totales emitidos. Y las comunas en las que consiguió más votos pertenecen al distrito 11, que reúne a las comunas de Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, Peñalolén y La Reina. Un tradicional -y el principal- reducto de la centroderecha.

El total de votos que consiguió Orrego en los distritos 10 y 11 fue de 24.501, es decir, ahí acumuló el 54,59% de los votos que tuvo en toda la región. Cabe destacar que Vitacura y Lo Barnechea fueron la principal fuente de Orrego dentro de los distritos mencionados, y entre ambas acumularon 41% de los votos que obtuvo para ser electo.

Kenneth Bunker, cientista político, menciona sobre esto que “obviamente Orrego era el candidato que más invirtió en la votación, era el candidato más conocido, y un candidato más de centro era más atractivo que una candidata de izquierda en los distritos de más ingresos como son el 10 y el 11”.

En primer lugar, con 6.228 votos, es decir el 88,79% de los sufragios emitidos para su lista, Orrego lideró para gobernador de la RM en Vitacura. En segundo lugar quedaron los votos nulos y blancos, y mucho más atrás sus contrincantes Alvaro Erazo y Helia Molina. Quienes participaron en las elecciones de gobernadores fueron 11.316 personas -fue la comuna con mayor participación electoral- y el número se asemeja bastante al total de sufragios que se sumaron en la primaria para el candidato a alcalde de Chile Vamos que se celebró también ese día: 12.282.

Lo Barnechea también fue una de las comunas que sumó más votos en el país, principalmente porque se hicieron primarias de candidatos a alcalde (de Chile Vamos) y gobernador (de Unidad Constituyente y Frente Amplio). Mientras en las primeras se registraron 9.266 votos, de los cuales 7.333 fueron para el ganador, Cristobal Lira (UDI), en las segundas se emitieron 8.209 votos. Orrego fue la primera mayoría indiscutida con 3.863 votos a su favor, 84,64% de los escrutinios que tuvo en total su pacto. Y al igual que en Vitacura, la segunda mayoría la tuvieron los blancos y nulos, que acumularon 2.732 votos (33,28%).

¿Cuánto fue el voto cruzado, entonces? Un análisis hecho por la firma de data science Unholster en las mesas de Vitacura y Lo Barnechea da algunas estimaciones, considerando, según plantea el documento, que “Claudio Orrego sacó en Vitacura más votos que cualquiera de los candidatos a alcaldes, lo significa que tiene que haber voto cruzado de los tres candidatos que compitieron”.

En este caso, el cálculo de Unholster apunta a que por Orrego habrían votado el 57% de quienes apoyaron a Camila Merino (Evópoli), la ganadora en la comuna; el 54% de los votantes del RN Max del Real y el 36% de quienes respaldaron a Pablo Zalaquett (UDI). En Lo Barnechea, en tanto, habría recibido los sufragios del 49% de quienes optaron por el actual edil, Cristóbal Lira (UDI), y el 14% de quienes lo hicieron por su rival, la UDI Consuelo Alvial.

En el tercer puesto en cantidad de votos para el DC se posicionó Peñalolén, comuna de la que Orrego fue alcalde entre 2004 y 2012 y de cuya actual mandamás, Carolina Leitao, es cercano. Ahí, el exintendente obtuvo 3.268 votos (78,77%) seguido desde lejos por los votos de Helia Molina que tuvo 559. Esta fue una de las comunas donde más se marcó la diferencia entre ambos pactos. Unidad Constituyente sumó 4.149 escrutinios, mientras que el Frente Amplio solo sumó 942, de los cuales 366 fueron para la ganadora, Karina Oliva. En cuarto y quinto lugar le siguen Las Condes (2.563 votos) y Ñuñoa (1.992 votos).

Orrego es un candidato de la elite, viene de un sector acomodado y lo perciben como una menor amenaza al status quo. En esas comunas como Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, incluso en Providencia perciben a Orrego como un poquito más de continuidad con el sistema tradicional”, analiza Bunker.

Por otro lado, Axel Callís, director de la encuesta Tú Influyes, menciona que “esencialmente en Lo Barnechea y en Vitacura hubo primarias de alcalde, les pasaron la papeleta y Orrego era el único candidato que podía clasificar dentro de ese estrato económico. Aparte que Orrego es más conocido, entonces hay gente que pescó la papeleta, miró y votaron por el candidato que conocían”.

Las comunas de Karina Oliva

La candidata de Comunes se quedó con las primarias del Frente Amplio tras lograr la suma de 13.376 votos en toda la Región Metropolitana.

De los siete distritos que conforman la región, Oliva ganó en cinco (distritos 8, 9, 12, 13 y 14), salió segunda por una estrecha diferencia en uno (distrito 10) y última en el distrito 11, el único donde se impuso el rechazo en el plebiscito, y el único en el que ganó María José Cumplido (PL). Donde obtuvo un mayor margen de diferencia en consideración a sus contrincantes fue en el distrito 13, que reúne las comunas El Bosque, La Cisterna, Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda, San Miguel y San Ramón, en las cuales sacó 43,11%, 11 puntos más que el candidato que la sigue.

La comuna donde Oliva sacó más votos fue en Maipú, que obtuvo 1.432, equivalentes a un 42,37%. Del total de la votación de gobernadores, el candidato que sacó más votos en la comuna que lidera Cathy Barriga fue Claudio Orrego con 1.734, un poco más atrás Helia Molina con 1.538, y en el tercer lugar la candidata de Comunes. El distrito 8, al que pertenece Maipú, cuenta con dos diputados frenteamplistas, dentro de ellos Claudia Mix, compañera de Oliva en Comunes y ex candidata a alcaldesa en dos ocasiones dentro de la comuna. Mix trabajó varios años dentro de la municipalidad y ha ejercido gran parte de su carrera política dentro de esta, por lo que su partido tiene un piso en el sector.

“Ella (Karina Oliva) viene de un movimiento que tiene toda su fuerza en Maipú y en zonas más populares, y la campaña de ella fue mucho más enfocada a lo popular que al barrio alto. No así Depolo que se enfocó en las comunas de opinión- Ñuñoa, Providencia y distrito 11-. Obviamente que esa gente votó por Orrego y la gente de barrios populares votó por Karina” menciona Axel Callis sobre el apoyo que recibió la frenteamplista en la comuna.

Las otras comunas donde tuvo más apoyo fueron Ñuñoa con 877 votos (34,34%) y Santiago con 876 (37,50%). En el caso de la primera Oliva fue la segunda preferencia tras Sebastián Depolo (RD) por una diferencia de un poco más de 100 votos. En Santiago, en tanto, fue la primera mayoría por casi 40 votos sobre el candidato de Revolución Democrática. Ambas comunas pertenecen al distrito 10, donde el Frente Amplio tiene a tres diputados, de los cuales todos fueron electos en representación de RD, principalmente arrastrados por Giorgio Jackson. De todas formas, Depolo solo sacó 67 votos más que Oliva en todo el distrito. Tanto en Ñuñoa como en Santiago, Orrego y Molina fueron las principales preferencias.

Sobre la estrecha diferencia que hubo entre el candidato RD y la candidata de Comunes en este distrito, Kenneth Bunker señaló que “los votos no necesariamente pertenecen a Revolución Democrática, esos votos pertenecen en gran parte a Giorgio Jackson y el exitoso trabajo que ha hecho a nivel territorial” y agregó, por otro lado, que “Karina Oliva por su parte hizo una campaña bastante exitosa. Comunes ha crecido bastante dentro del FA y me parece que la razón de su sorpresa es porque la coalición se ha ido izquierdizando en los últimos años y los que más se han movilizado dentro del partido son los que son más de izquierda”.

Otra comuna del top 5 de Karina Oliva, y en una en las que más diferencia marcó frente a sus compañeros y rivales de bancada, fue su comuna de origen, Puente Alto, donde obtuvo 699 votos (41,86%). Finalmente, en la quinta comuna donde tuvo más apoyo fue en Providencia con 504 votos equivalentes a un 26,98%. Aquí ,por cierto, fue la tercera preferencia de su pacto y en el total de todos los candidatos solo superó al candidato socialista, Álvaro Erazo.