Minuta electoral: Un Frente Amplio para Un País en Común

Portada de minuta electoral

Puedes descargar la Minuta en formato PDF en este enlace.

 

En el presente documento, que presentamos desde Partido Comunes al Frente Amplio, ponemos en relieve algunos aspectos centrales que se encuentran en juego en las contiendas electorales del próximo año 2020, y proponemos algunos lineamientos para la discusión de nuestra coalición de cara al necesario debate respecto a los gobiernos locales, que debe ser asumido con prontitud por los partidos del Frente Amplio.

 

Hacia un ciclo político con protagonismo popular

En un contexto de reordenamientos políticos, marcado por el fin del ciclo político de la transición binominal y el escenario abierto de conformación de un nuevo mapa político en Chile, el Frente Amplio representa hoy la mejor posibilidad de apertura de un nuevo periodo, que permita la incorporación política de los sectores sociales hasta ahora excluidos, con perspectiva de construir mayorías ciudadanas que impulsen una agenda por la recuperación de derechos. Nuestra lucha debe estar puesta en refundar un nuevo pacto social y político marcado por el protagonismo popular, radicalizando la estrecha democracia que caracterizó al ciclo político anterior.

 

El Frente Amplio es la única alternativa a la derecha

Ante la arremetida de la derecha y el surgimiento de alternativas autoritarias y antidemocráticas, que tienen capacidad de copar la agenda pública, el avance de fuerzas progresistas que pongan en el centro el avance de una agenda de recuperación de derechos es una necesidad democrática.

Debido a su autonomía de los intereses empresariales y su anclaje creciente en sectores sociales emergentes, el Frente Amplio representa la mejor alternativa a la derecha y su agenda de profundización neoliberal, por este motivo, es urgente diseñar una política integral que nos permita crecer hacia sectores de la ciudadanía que aún no nos ven como una opción real.

 

La importancia de las elecciones locales de 2020

La expresión electoral de esta fuerza no ha alcanzado todo su potencial, y por lo tanto, nuestra responsabilidad con un futuro transformador para Chile es crecer. Las elecciones municipales y de gobernadores regionales de 2020, deben ser la expresión y consolidación de la fuerza social y política actualmente en construcción.

En ese sentido, los procesos electorales del próximo año son fundamentales para diversos objetivos a los que el Frente Amplio debe dar prioridad: (i) hacer frente a la arremetida de la derecha, (ii) ofrecer en todo el país una alternativa democrática útil a las mayorías sociales, que permita construir una sociedad de derechos, (iii) levantar gobiernos locales que recuperen las instituciones políticas al servicio de la ciudadanía, resistiendo la mercantilización de todos los ámbitos de la vida, democratizando y reconstruyendo instituciones con capacidad de responder a las necesidades de la gente, y (iv) consolidar el avance de fuerzas democráticas y progresistas, de cara a las elecciones presidenciales y parlamentarias de 2021, con perspectiva de triunfo.

Con esta perspectiva, desde Partido Comunes proponemos al Frente Amplio algunos lineamientos para enfrentar el próximo proceso electoral.

 

1. Una alternativa para todo el país

El Frente Amplio debe presentarse como alternativa electoral a lo largo de todo el país, proyectando y consolidando su proceso de enraizamiento en cada localidad y grupo social. Debemos fortalecer a la coalición en su conjunto, mejorando no sólo el resultado electoral sino también nuestro anclaje popular real, en tanto se multipliquen las candidaturas, liderazgos y vocerías, para finalmente posicionarnos masivamente en concejalías, alcaldías y gobernaciones.

 

2. Fortalecer la identidad del Frente Amplio

La identidad del Frente Amplio se fortalecerá en la medida que todos quienes lo componemos seamos capaces de defender los mismos conceptos e itinerario: un programa elaborado en conjunto, y un proceso político que decante en la elección parlamentaria y presidencial de 2021, con una prueba intermedia en la disputa municipal, que será indudablemente un antecedente fundamental en un escenario general de reordenamientos.

Postulamos que la identidad del Frente Amplio debe consolidarse y fortalecerse en las elecciones de 2020, presentándose como alianza política y electoral en las listas de gobernadores, alcaldes y concejales.

Esto debe ser necesariamente expresión de un proceso de acumulación social y territorial asumido por la generalidad de la militancia frenteamplista. Ambos factores deben ser abordados y resueltos con urgencia: la impronta frenteamplista debe estar puesta al servicio de las necesidades y luchas sociales de cada localidad y territorio, subrayando la importancia que tienen las contiendas electorales para la proyección política de dichas luchas y en otras que el devenir de la sociedad irá poniendo en primera línea. Dicho de otro modo, las urgencias de la ciudadanía deben ser las urgencias del Frente Amplio.

 

3. Unidad del Frente Amplio para construir un País en Común

Para consolidar su proceso de unidad, el Frente Amplio debe participar de la elección en listas únicas en las elecciones de gobernadores y concejales y llevar candidatos unitarios a alcalde. Sin duda es un desafío que requerirá un esfuerzo significativo de entendimiento y coordinación, lo que será una demostración de nuestra capacidad política para conservar la unidad del bloque; así como de poner por encima de nuestros intereses particulares, los intereses de Chile.

La unidad del Frente Amplio debe ser privilegiada por sobre los cálculos pequeños, ya que cualquier grieta será utilizada hábilmente por nuestros adversarios, y desatará la competencia entre nosotros por sobre la posibilidad de que, en conjunto, obtengamos un resultado contundente, tanto en el plano electoral como en el político, lo que a su vez resultaría muy dañino para la contienda electoral inmediatamente posterior.

Para garantizar esta unidad electoral, proponemos realizar primarias para todos los cargos en que existan más candidatos y candidatas que cupos, y presentar listas a concejales con un solo subpacto, priorizando la democracia por sobre los acuerdos partidarios.

 

4. El entendimiento de las fuerzas progresistas solo si es útil para mejorar la vida de la gente

Lo señalado hasta ahora no es contrario a un amplio entendimiento entre las fuerzas progresistas y de izquierda, necesario para enfrentar de manera efectiva la arremetida de la derecha, generando un nuevo mapa político con protagonismo de los sectores populares.

Sin embargo, estos diálogos no pueden estar circunscritos únicamente a un plano electoral. En un contexto de amplio desprestigio de la política, donde la dimensión electoral convoca a franjas cada vez más estrechas de la sociedad, el desafío de construir mayorías excede con creces el simple ejercicio de sumar siglas en una papeleta.

Desde Comunes hemos planteado que la necesaria unidad entre las fuerzas progresistas y de izquierda debe darse en el plano de la acción política, construyendo entendimientos que permitan impulsar iniciativas que sean útiles a las mayoría de la sociedad,  para frenar los aspectos más mercantilizadores, conservadores y autoritarios de la iniciativa del Gobierno y la derecha, y hacer avanzar una agenda de derechos sociales.

En la medida en que esos entendimientos ocurran y donde no existan antecedentes de corrupción u otras malas prácticas contrarias a lo que representamos, es posible pensar en acuerdos puntuales en algunos territorios electorales, que pueden tomar mecanismos diversos, como las primarias ciudadanas o los pactos por omisión, sin por ello desdibujar la apuesta del Frente Amplio de presentar listas unitarias y nacionales.

***