Karina Oliva: “Hay una orfandad que provoca la Concertación y nosotros queremos convocarles”

Este lunes se definieron las alianzas políticas para dar a conocer los nombres de quienes disputarán los próximos comicios de noviembre para la elección de presidente, senadores, diputados y consejeros regionales. 

Una jornada marcada por las manifestaciones por la libertad de los presos y presas de la revuelta social fuera de las dependencias del Servel, la inscripción senatorial de Fabiola Campillai y su anuncio de salida a la Lista del Pueblo en paralelo, la irrupción de Marco Enríquez Ominami como candidato presidencial del PRO y el consiguiente quiebre de la centro izquierda en consecuencia, además del retorno del exministro de Salud Jaime Mañalich en la contienda parlamentaria por la lista Chile Podemos Más.

El conglomerado de derecha no fue el único rebautizado este lunes. Con la determinación de Marco Enríquez Ominami, Unidad Costituyente inscribió su lista parlamentaria bajo el nombre de Nuevo Pacto Social excluyendo al partido Progresista por faltar al acuerdo de llevar la misma apuesta presidencial. Una fractura que hoy siguió manifestando esquirlas en cuanto significó la decisión de Alejandro Guillier de no ir a reelección por la división que le quitó capacidad de gobernanza a la centro izquierda.

Desde Apruebo Dignidad la apuesta fue a llegar con fuerza al hemiciclo del Senado, en el que hasta ahora sólo se cuenta con el legislador de Revolución Democrática, Juan Ignacio Latorre. De ese modo se buscará disputar al menos siete escaños en la instancia y redoblar el número de diputados y diputadas en la Cámara.

Al respecto y en conversación con nuestro medio la militante de Comunes y ahora candidata senatorial Karina Oliva consideró que el futuro del conglomerado es auspicioso si se considera el proceso de consolidación que está atravesando el Frente Amplio lo que ha permitido el crecimiento de Apruebo Dignidad. Señal de aquello fueron las elecciones de las y los constituyentes además de la histórica primaria entre Daniel Jadue y Gabriel Boric.

“Ayer logramos instalar una lista unitaria que más que ser una alianza electoral esperamos que se consolide como una coalición política para lo que pueda ser el próximo gobierno de Gabriel Boric y queremos que eso se transmita a la ciudadanía. Estamos contentas, creemos que es muy importante tener una lista senatorial de la Región Metropolitana potente. Por ejemplo mi compañero de subpacto Gonzalo Martner viene del pueblo socialista y es parte de Apruebo Dignidad, lo que habla de un mundo más allá del Frenteamplista o de Chile Digno que históricamente está más ligado al partido Comunista, sino que también del histórico mundo del pueblo socialista y eso da una posibilidad de comprender a la sociedad de una manera mucho más transversal“, señaló.

La intención del bloque es llegar fuertemente al Senado para destrabar los proyectos que se encuentran dormidos en las comisiones legislativas y que precisamente tienen que ver con el espíritu transformador que el país está exigiendo, agregó Oliva, de modo que se termine la distancia que existe entre el hemiciclo y la ciudadanía.

“¿Cuántos ciudadanos y ciudadanas han podido ir a exponer sobre un proyecto de ley de su incumbencia al Senado? ¿Cuántas juntas de vecinos han sido invitados a exponer? Jamás, son muy pocos o me atrevería a decir que casi ninguna. Desbordar Apruebo Dignidad implica construir mayorías y eso se hace con aquellos que incluso sentían que había un proyecto de la Concertación y que saben que hoy día no tiene, hasta quienes no han sido participes del ciclo político del último tiempo y eso es considerar todas las dimensiones del campo popular“, explicó.

La excandidata a la gobernación de la Región Metropolitana abordó la disputa presidencial que se terminó de configurar este lunes con la irrupción de Marco Enríquez Ominami en la papeleta. Una determinación que Oliva consideró como una arremetida personalista que no manifiesta ánimos cooperativos para desarrollar un trabajo abierto. 

“Creo que en realidad Marco no logra instalarse como alguien que consolida procesos de transformación y de construcción de mayorías sino que hoy día está representando a alguien que consolida proyectos muy individualistas y de minorías y que no tiene miedo a que el entorno colectivo asuma grandes costos. Es lo que estamos viendo hoy día por la prensa”, afirmó.

En ese sentido Oliva añadió que el líder del PRO siempre ha estado en la defensa irrestricta de los valores de la Concertación y que la situación por la que atraviesa la centro izquierda es la “crónica de una muerte anunciada” en cuanto Nuevo Pacto Social y el partido Progresista son sectores muy debilitados en la actualidad que no han sabido conectar con la ciudadanía. “Ellos fueron un proyecto país que fue la Concertación que podremos evaluar en términos históricos y políticos pero lo que una mira de estos sectores es que no tienen un proyecto país”, sostuvo.

Hay una decepción profunda de las militancias históricas, de las militancias políticas y sociales del sentirse de un proyecto de izquierda sobre todo para este nuevo Chile. Hay una orfandad que provoca la Concertación que deja a mucha ciudadanía sin un proyecto país y nosotros queremos convocarles“.

Consultada por las declaraciones de Macarena Lobos, una de las principales ideólogas del programa de Yasna Provoste, quien sostuvo que entre los proyectos de la demócrata cristiana y del diputado de Convergencia Social existe un raigambre y una sintonía en común -con algunas diferencias en los instrumentos y en los tipos de liderazgo- Oliva descartó por completo alguna semejanza entre ambas candidaturas, aseverando que la estrategia de la centro izquierda ha sido la de homologar lo que representa Apruebo Dignidad, lo que se ha sido evidente en la postura de la senadora en discusiones como la de despenalización del aborto y en algunos temas tributarios, entre otros.

“Yo no sé en qué se puede parecer Gabriel Silber que salvó a cada uno de los ministros que se acusaron constitucionalmente a propósito del estallido social como fue al exministro Blumel o incluso al ex ministro Mañalich que hoy día también es candidato al Senado, con nosotras y nosotros. Tenemos muchas diferencias y creo que ellos quieren mimetizarse con lo que hemos ido consolidando como Apruebo Dignidad y como decía Gabriel, mientras nosotros y nosotras nos movilizábamos por el derecho a la educación, ellos levantaban las manos por una de las leyes que ha sido muy perversa que fue la LGE o las reformas de pensiones”, criticó.

Realizando un repaso por las candidaturas que aluden a la Democracia Cristiana, lo que no sólo involucra a Yasna Provoste sino también a quienes transitaron por el partido como lo es Sebastián Sichel, Oliva consideró que la carta de Chile Podemos Más es la vía de perpetuar la desigualdad social

Cuando a mi me dicen cómo sería el gobierno de Sebastián Sichel una se imagina cómo Chile pasó hambre cuando él fue ministro de Desarrollo Social. Fue el momento más crítico de este país y la única solución que le dio a los chilenos y chilenas fue un bono de $65 mil a un segmento muy limitado que estaba en el Registro Social de Hogares y que respondía al 40 por ciento que no tuviera ingresos. Ahí te das cuenta que hay gente que no tiene convicción ni voluntad democrática sino que sólo tiene voluntad gerencial y este no es momento de gerentes, ni de malos gerentes por cierto. No hay que olvidar que es el responsable de las tarjetas escritas con plumón o de la vulneración del sistema de Banco Estado que utilizan muchos chilenos y chilenas”, señaló.

Asimismo aseveró que la política de los mínimos comunes y de “en la medida de lo posible” que entraña Yasna Provoste no es lo que requiere el nuevo ciclo político en Chile en cuando no ha garantizado en todos estos años la justicia social. Distinto es lo que consideró del candidato de la Lista del Pueblo, Diego Ancalao, al que le reconoció la capacidad de juntar las firmas para su inscripción. En ese sentido deseó que la Lista del Pueblo sea capaz de fortalecerse.

Entre los candidatos y candidatas que van en la lista de Apruebo Dignidad para competir por los escaños del Senado, se encuentra la exministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual –primera en revestir el cargo en la nueva secretaría de Estado creada el 2015- el diputado y timonel del PC Guillermo Teiller, el economista y exmilitante del PS Gonzalo Martner y por Revolución Democrática, Sebastián Depolo y Rocío Donoso.