Definiciones de presidenta Partido Comunes: “anteponer decisiones electorales a las políticas es un error”.

Javiera Toro

En El Siglo Ver Entrevista

Por Hugo Guzmán. Periodista. Foto: Carlos Contreras

Llegó puntual a la casona en calle Concha y Toro donde el Partido Comunes tiene su sede. Pausada, en las respuestas va más allá de esa contingencia dinámica y en ocasiones más mediática que sustantiva. Aborda pero no arriesga el tema de alianzas del Frente Amplio (conglomerado al que pertenece Comunes) con organizaciones de la ex Nueva Mayoría. No desconoce que personalismos, protagonismo, burocratización y la parlamentarización afectan hoy al Frente Amplio.

Javiera Toro, abogada, es una de las mujeres jóvenes que preside una colectividad política y está dedicada de lleno a esa tarea.Cuenta que la fusión de Izquierda Autónoma y Poder Ciudadano, que generaron Comunes, está caminando.

Se vienen las elecciones municipales y de gobernadores. Un punto clave son los acuerdos de la oposición. ¿Descarta una alianza de partidos del Frente Amplio con otros como el Partido Comunista, el Partido Socialista?

Es adelantado tomar una posición respecto a eso. Hemos hecho un llamado al diálogo entre las distintas fuerzas progresistas y de izquierda, nos parece necesario construir mayorías más grandes que las actuales.

¿Mayores que el Frente Amplio?

Más allá del Frente Amplio. Eso no necesariamente se expresará en una alianza electoral. Anteponer las decisiones electorales a las decisiones políticas es un error. Nuestro llamado es a construir acuerdos y alianzas que nos permitan actuar políticamente hoy, y si eso es posible, todas las conversaciones van a estar abiertas y no vamos a cerrarnos o abrirnos a una decisión electoral. Pero también vemos procesos anteriores, donde sobre la base de construir un programa de Gobierno que aguanta el papel, se dieron alianzas electorales muy amplias que luego no fueron capaces de ser sostenidas.

Pero se afirma que si no hay acuerdo o alianza de la oposición en las municipales, gana la derecha.

Nos preocupa eso, por eso nuestra intención es trabajar con la oposición. Pero creemos que esa oposición se construye políticamente. Mira, hace poco, parte importante de los partidos de la ex Nueva Mayoría votaron por la implementación de la retención de impuestos a los trabajadores honorarios, entonces no se puede disociar lo que se está haciendo en la política concreta de la construcción de futuras alianzas electorales o de un programa. Nuestro llamado es a construir acuerdos que nos permitan actuar unitariamente hoy. No vamos a anteponer ahora ninguna decisión electoral.

En ese acuerdo político y eventualmente electoral, ¿ustedes incluyen a la Democracia Cristiana?

Es un caso distinto y lo acabamos de ver en la discusión y aprobación respecto a reforma tributaria. Sin embargo, también es cierto que los partidos de la ex Concertación -porque el Partido Comunista funciona distinto- los límites y las posiciones no están definidas necesariamente por todo el partido, hay sectores de la Democracia Cristiana que son más progresistas que algunos sectores en el Partido Socialista. Nos interesa dar una discusión con toda la oposición y ver dónde va a estar para las discusiones centrales de temas de la ciudadanía. Ahora, en estas semanas, la DC se aisló del resto de la oposición decidiendo apoyar acríticamente la reforma tributaria del Gobierno y eso genera una distancia que es difícil de soslayar.

¿Coincide que después de eso la oposición quedó “herida de muerte”?

Es una dificultad grande lo que sucedió, dificulta las conversaciones de toda la oposición y la posibilidad de construir mayoría. Afecta no solo las confianzas entre nosotros, no solo una cosa de trato, sino que afecta la confianza de la ciudadanía y de las mayorías populares respecto de la política. Esa es nuestra preocupación. Estamos disponibles para construir mayorías que sirvan para poner en el centro los intereses populares.

¿Se imagina partidos del FA unidos en una elección con partidos de la ex NM?

No quiero adelantar la discusión electoral. Pero así como están las cosas hoy, eso se ve difícil.

¿Hay un déficit en la construcción de un acuerdo programático municipal e incluso más allá?

Creemos que el programa de las mayorías populares se construye, en la práctica, en la acción política, no en conversaciones, en foros, en comisiones de trabajo que pueden escribir porque el papel aguanta todo. Efectivamente hay un déficit, pero no es un déficit de elaboración programática, sino un déficit de acción política transformadora. En ese sentido, construir programa de las fuerzas de izquierda, progresistas, es poniendo hoy día cuáles son las agendas centrales para la sociedad.

¿La candidata presidencial debe ser Beatriz Sánchez?

Es muy adelantado tomar una posición respecto a la candidatura presidencial.

¿Estarían por hacer primarias -para definir a la o el candidato- con el resto de la oposición?

No vamos a anteponer hoy esa discusión. En principio creemos que el Frente Amplio debe presentar una alternativa presidencial, pero nos parece que eso tiene que ser un reflejo de lo que se está construyendo hoy social, políticamente, y en el Parlamento. No se puede anteponer el mecanismo. Eso podría dar lugar a alianzas que sean amplias en el papel, pero no real, ni socialmente.

En este periodo, ¿qué papel le asigna al movimiento social y su efecto político?

El movimiento social es central. La discusión entre los partidos se está dando de espaldas al movimiento social y la ciudadanía. A esa política no queremos estar echándole leña. No solo esa discusión partidaria, sino enclaustrada en el Parlamento. Eso genera una distancia mayor entre la sociedad y la política. Entonces, nuestra disposición es a construir alianzas amplias pero no solamente entre muchas siglas partidarias. Porque podemos tener la alianza más grande, de siglas, pero eso no nos va a asegurar tener una mayoría social, política y electoral. Nuestra disposición es a construir mayorías con el movimiento social, que ha sido el factor más dinamizante de la política reciente.

¿Es creer en la sinergia entre lucha política y movimiento social?

Sí, para construir mayoría efectiva y sustantiva, es necesario construir alianzas con el mundo social, que también se expresa de manera heterogénea y con distintos grados de articulación. Eso es reflejo de la fragmentación de la sociedad actual, que no puede olvidarse. En ese sentido, si los partidos siguen enclaustrados en sus propias lógicas partidarias, van a ir constituyéndose en minorías. No olvidemos la alta abstención electoral, el desinterés de la ciudadanía en la política. Nuestra apuesta es a volver a conectar a la política con la sociedad, no se puede quedar solo en construir mayoría parlamentaria.

Ustedes se declaran feministas, autonomistas, ¿cómo se expresa eso no solo en lo partidario, sino hacia la sociedad?

Nuestro partido es feminista, apostamos a construir un feminismo de mayorías, un feminismo que no solo está preocupado por la disputa por más cuotas, sino que es un feminismo profundamente preocupado por la desigualdad. En ese sentido, la lucha feminista es la lucha más democratizadora actualmente, que está generando y produciendo una oposición más efectiva ante el Gobierno y la derecha reaccionaria, autoritaria y neoliberal.

 “Vamos a ver muchos reordenamientos”

En el arco progresista y de izquierda uno encuentra a la ex Nueva Mayoría y al Frente Amplio, cada uno con un grupo de partidos. En medio de las discusiones y episodios como el de la DC y la contrareforma tributaria, ¿crees que se camine a otro espacio de confluencia, a otro espacio distinto a la ex NM o el FA, que se rompan esos dos ejes?

Lo que vemos es que actualmente estamos en un periodo de deslegitimación de la política donde seguramente vamos a ver muchos reordenamientos. Porque todavía no vemos la formación e irrupción de un proyecto con carácter histórico que ocupe el lugar que deja abierto el ciclo anterior concertacionista. Es posible que los reordenamientos actuales no sean definitivos en el campo de la política. A pesar de eso, creemos que el Frente Amplio es todavía la alianza que irrumpió con fuerza en la elección presidencial y parlamentaria, donde están alojadas las esperanzas de construcción de un nuevo proyecto histórico.

Claro que se han visto pugnas, discusiones, en el FA. Como que en el tiempo se desfiguró lo que se veía como una gran amistad política e ideológica.

Somos bien críticos de la situación actual del Frente Amplio. Particularmente durante el año pasado, con una presencia parlamentaria importante el FA no fue capaz de sostener la promesa que representó en la elección del 2017. Estuvo sobre determinado por las disputadas parlamentarias, somos críticos de eso, formando parte de esa dinámica. Esperamos aportar conducción al Frente Amplio para cambiar este devenir.

Desde el mismo FA se habla de que se burocratizó, que surgieron protagonismos. ¿Se empezaría a mimetizar el Frente Amplio con una política institucional, tradicional?

Hemos sido muy críticos de personalismos, de protagonismos, de parlamentarización del Frente Amplio, y de una burocratización que le impide tomar decisiones políticas centrales. Hacemos esa crítica siendo parte del FA. Es que no está ajeno a las lógicas de la política actual, arrastra muchos déficit de la política tradicional. Nuestra apuesta es a transformar  eso y es una de las apuestas con la creación del Partido Comunes.

“Para gestos mediáticosno nos vamos a seguir prestando”

¿Qué es Sebastián Piñera, qué es el Gobierno de derecha?

Representa un avance de la derecha y una revitalización de la derecha, pero que no está ajena a la descomposición general de la política. En ese sentido vemos que el Gobierno no es capaz de instalar un proyecto claro, de qué está ofreciendo al país. Se ven distintas agendas al interior del propio Gobierno de Piñera, a ratos parece que su objetivo es realizar reformas estructurales, como la tributaria, y a ratos vemos que su agenda es más bien superficial. A pesar de eso, mantiene el control sobre una agenda mediática, en gran medida por la desarticulación y la incapacidad de la oposición. Pero hemos visto a un Piñera impulsar agendas como el proyecto de “Aula Segura”, de “Admisión Justa”, de Control Preventivo de Identidad de adolescentes, “Vivir sin drogas”, que le permiten un control de la agenda mediática, pretendiendo también hacerse cargo de las preocupaciones de la sociedad, pero sin hacerlo realmente. Entraña un peligro, y es una irresponsabilidad respecto al estado actual de la política, porque vincular la política con la sociedad no basta demagógicamente. No solo decir que se hace cargo de problemas sociales relevantes, sino que hacerlo realmente.

¿Fue un error, una pérdida de tiempo, ir a conversar con él a La Moneda?

No. Asistimos a esa reunión porque siempre vamos a estar abiertos al diálogo con todos los sectores políticos si eso permite construir acuerdos que respondan a las necesidades de las mayorías. Sin embargo, no vimos que el Gobierno tuviera posición sustantiva de llegar a acuerdos. Desde el Frente Amplio llevamos propuestas bien concretas donde, creímos, se podían acercar posiciones con el Gobierno, agenda que creemos ningún sector político puede oponerse y, sin embargo, no vimos disposición de parte de Piñera. Pareciera que (la reunión) fue más para hacer un gesto mediático. Para esos gestos no nos vamos a seguir prestando. Pero siempre vamos a estar abiertos a construir acuerdos con cualquier sector para seguir avanzando en agendas sociales sustantivas.